Editorial: Gracias Luz Bettina, por compartir tanto de ti

Marycruz García González, Antonio José Maldonado

Resumen


La aparición de las revistas científicas, está marcada por la actividad intelectual humana conglomerada en el seno de sociedades científicas, conformadas por equipos de hombres y mujeres, movidos con el objetivo de estudiar innumerables áreas en el ámbito de las ciencias físicas, biológicas y sociales. Para que los hallazgos no se conviertan en letra muerta surge la necesidad de publicar los escritos en revistas científicas; con lo cual el conocimiento logra trascender en el tiempo y, por tanto, se convierte en legado para la humanidad. SABER, la revista multidisciplinaria del Consejo de Investigación de la Universidad de Oriente, próxima a cumplir 30 años desde la primera edición en 1987, en su idea original no estaba del todo orientada a ser el instrumento de publicación conocido hoy. La revista en su evolución se fue adecuando y transformando para ser al día de hoy, la carta de presentación académica de nuestra universidad gracias al esfuerzo, constancia y dedicación de todo un equipo, porque la actividad científica, es esencialmente humana, en todos los aspectos, y más allá de lo que significa el resultado tangible, el génesis humano nos hace compartir un día a día de experiencias propias con quienes ofrecen su recurso más valioso, el tiempo, para formar parte del equipo que le da forma al ideal.

Como parte de ese proceso de adecuación y como una organización del trabajo, en 2010 aparece en nuestro comité editor la figura del editor adjunto, dentro de esta estructura que marcó un hito para el avance en ese proceso de transformación, no solo por el significado o la función en sí que recaía sobre esta nueva figura, sino que SABER contó con la coincidencia de que esta responsabilidad recayera sobre una extraordinaria dama de las ciencias como lo fue la Doctora Luz Bettina Villalobos Anaya, nacida en Bogotá el 9 de julio de 1956, adviene a muy tierna edad a Venezuela, en brazos de su padres Francisco José Villalobos Semprún y Graciela Anaya López.  Siendo aún menor, con tan solo 12 años de edad, su padre realiza los trámites para que Luz Bettina manifieste su voluntad de acogerse a la nacionalidad Venezolana, la cual recibe y honra con valentía durante toda su vida.

...

 


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.
';